sábado, 30 de abril de 2016

Despedida

Buenas, ¡camaradas! Se preguntarán... ¿cuál es el motivo del porqué ésta entrada se ha ganado semejante título? Bueno, hoy, oficialmente, vengo a decirles adiós luego de todos estos años. Y vaya que han sido largos años. Cinco en total, ¿en qué momento se fue el tiempo? ¡Ni siquiera yo lo puedo creer!

Pero antes, abramos el baúl de los recuerdos...

Cuando tenía 16 años decidí crear un blog literario porque tenía estas ganas locas de compartir y opinar acerca de los libros que había leído y no tenía con quién hacerlo dado que mis amigas y yo no teníamos los mismos gustos literarios. Entonces nació My Books y, no sé cómo, de alguna manera loca, gané algo así como 1000 seguidores en tan sólo un año. 
WOW. En serio.

Así que han pasado cinco años y prácticamente cada año, ganaba la misma cantidad de seguidores en el blog. Hoy en día, si la página anterior (mybooks-now.blogspot.com) siguiera existiendo, estaría llegando a los 5000 seguidores... lo cual, es realmente asombroso. ¡Quien diría que les gustaría leer todos mis disparates literarios! Jajajajajaja. 

Y una vez ingresé a la universidad... bueno, el tiempo libre que tenía desapareció.  Ya no actualizaba el blog de manera constante como lo hacía cuando estaba en el colegio. De repente, ya no tenía tiempo para leer novelas, sólo libros de historia y teoría, y cuando tenía tiempo, lo pasaba realizando maquetas, haciendo deberes, proyectos... en fin, tiempo libre cero. (Por si no lo saben, sigo la carrera de Arquitectura y actualmente voy por mi cuarto semestre.) 
Pero no todo es culpa del poco tiempo libre que tenía/tengo, porque me encanta mi carrera. Es solo que ya no encontraba las ganas para reseñar o siquiera para actualizar un simple post, ya no era lo mismo, tenía nuevas prioridades, ya no me pasaba leyendo 10 libros a la semana... sé que muchos querrán una buena razón... y tal vez no tenga una lo suficientemente interesante, lo lamento.

Simplemente el blog dejó de ser lo que solía ser para mí antes. Algunos libros que amaba con anterioridad, ya no me parecen la gran cosa... tal vez porque mi gusto literario cambió, evolucionó o como quieran llamarlo, así que todo esto más lo comentado con anterioridad.. bueno, digamos que la idea de cerrar el blog se veía tentadora...

Pero como saben, la vida sucede y me eliminaron el blog anterior. Y no me molestó como debería de haberlo hecho. Diría que me puso muy triste aquel hecho, pero en realidad, no lo hizo. Creo que lo que más sentí fue el no hacer una entrada agradeciendo por tanto cariño y finalmente despedirme de  una buena manera... así que, heme aquí.

El día ha llegado, camaradas.

Y si, una vez más, My Books será eliminado, pero no por alguna autora enfadada porque sus libros están vagando en la red, sino por mi misma. Ha llegado el momento de decir adiós.

¡Pero no crean que desapareceré así como así! Jajaja

No, tal vez ya no esté en blogger, pero me podrán encontrar en las demás redes sociales: Goodreads, Tumblr y Twitter. Y en ocasiones, en la página de Facebook. Los cuales los utilizo con mucha frecuencia, pero más lo hago con Goodreads. A cada rato en realidad. Pero mis reseñas allí no son taaan largas como lo son aquí en el blog, sin embargo, siempre doy una opinión del libro que he leído. En twitter, en cambio, me la paso comentando cada detalle del libro que leo e incluso, tirando spoilers sin querer, jajaja.

Así que sólo me queda decir gracias. Todo este tiempo fue muy, muy bonito, más aún porque llegué a compartí ésta adicción por la lectura con tantas personas tan hermosas.

Gracias por tomarse la molestia de comentar y opinar en los posts, gracias por esperar mis recomendaciones y confiar en mis reseñas por muy estúpidas que fueran (vamos, lo admito, a veces me divago en grande y tiendo a poner muchas groserías y spoilers, jajajajaja).

Honestamente, ha sido grandioso.
Ya saben, para aquellos que tienen un blog, estoy segura que saben lo que se siente el leer un simple comentario de cualquier persona, ¡te alegra completamente el día! Y ustedes lo han hecho con cada comentario y cada ocurrencias suyas, jajaja

Tal vez muchas veces coincidimos con las opiniones, tal vez otras eran distintas, pero de igual forma, ha sido un placer compartir este pedazo de mi vida con ustedes.

miércoles, 27 de abril de 2016

Book Tag #3: Unpopular opinions

Este BookTag lo quité de aquí.

Es un booktag en el cual no espero que estén de acuerdo con mis opiniones porque para gustos hay colores, y sobretodo, en los gustos literarios.


1. Libro o saga popular que no te gusta pero que todo el mundo ama:


Saga Los Hermanos Maddoxs.

Sé que medio mundo ama a Travis Maddox y está bien, a mi también me parece agradable, pero no lo amo. Y ya se imaginaran... yo simplemente no puedo con la saga de los hermanos Maddoxs. En mi opinión, no aportan nada nuevo al mundo de los libros contemporáneos. Es lo mismo que Beautiful Disaster, pero los nombres de los personajes varían. No es lo mío. ¡Sorry! #NotSorry


2. Libro o saga popular que la gente odia pero que tu amas:

Hum.. diría que la Saga Éxodo de Anissa B. Damon, he leído muchas reseñas que dicen que el libro no es bueno, bla, bla, bla. Pero para mi es jodidamente perfecto -Creo que Christian Dubois influye aqui, jajajaja-. Sobretodo el segundo libro. Y sí, ¡ya he ordenado Jueces en papel! ¡Woho!


3. OTP que no te gusta o triángulo amoroso en el cual la/el protagonista no se queda con quien tu querías.
Shadow & Bone. Definitivamente. 

Yo realmente, realmente deseaba con todo mi corazón que SPOILER: Alina & EL Darkling acabaran juntos... :(


4. Género que no lees o que lees muy poco -no es el género que eliges a la hora de ir a una librería-

Creo que ya saben la respuesta a eso, jajajaja. New Adult. Nunca gasto mi dinero en libros NA, al menos, siempre voy con las distopias y fantasías.


5. Personaje popular que todos aman pero tu no.
Augustus Waters.

Lo sientooooo. Si bien me gustó el libro, yo realmente nunca terminé amándolo. Es un personaje... más del montón para mi. Sorry.


6. Autor popular el cual no tienes interés en leer mas libros de él/ella.
¿Sólo uno? Maldición. Pero iré con John Green.

Bien, probablemente tengo que explicarme aquí. Ya me imagino la cara de incredulidad de algunos de ustedes, jajajaa

Lo sé, lo sé. ¿Qué?

Bueno, el único libro que terminé de John fue Bajo la Misma Estrella, y como comenté más arriba, me gustó pero no lo amé. Bleh. Así pues, empecé otros libros de él. El Teorema Katherine, Buscando a Alaska, Ciudades de Papel... y ninguno, ninguno pasé del capítulo 5. ¡Que aburridos! Además, creo que John está muy sobrevalorado. 


7. Un elemento popular en libros que no te guste.


"El sexy chico tatuado" ó "el Multimillonario" ó "pasado oscuro"

No.

No.

No.

He perdido la cuenta de cuántas veces leí esas características en los mil quinientos libros con los que me tope la semana anterior mientras buscaba un libro contemporáneo para leer. Lo prometo, apenas leía esas palabras en la sinopsis e inmediatamente descartaba al libro. Y lo sigo haciendo.


8. Una saga popular que no te interesa leer.

Lady Midnight.

Recientemente ha sido publicado el libro en inglés y he leído reseñas buenísimas. Pero no, mi cupo de Cazadores de Sombras se ha llenado. Cuando Cassie escriba algo nuevo la volveré a leer. Mientras tanto, le diré adiós a Lady midnight o a cualquier otro libro de los cazadores de sombras.


9. Pelicula o serie que prefieras ver en lugar de leer el libro.


Correr o Morir.

Así es, ¡perdón! Tengo el libro en papel y está en reposo en mi estantería hace más de cuatro años... y sí, aún no lo he leído. Y sí, he visto la película a pesar de no haber leído el libro, jajaja. ¿Qué puedo decir? Película que Dylan hace, película que tengo que verla a pesar de no leer la novela, jaja.

Como sea, me he planteado leer el libro, pero como que las ganas no aparecen. Y estoy cuestionándome seriamente el ver la siguiente película sí o no.



¡Hasta aquí llegó el BookTag! Estoy curiosa, ¿cuál es el personaje popular que todos aman pero tu no? Tal vez les eche una ojeada... jajaja.

Si coincidimos en algo... ¡genial! Y si no lo hacemos, ¡también está genial! Jajajajajaja

Primer capítulo de A torch against the night (Una llama entre cenizas #2)

En este mes ha sido revelada  la portada de la secuela del hermoso y espectacular libro de Sabaa Tahir: Una llama entre cenizas (An Ember in the Ashes). Si aún no han leído el libro y están dudosos de hacerlo, les invito a que lean mi reseña del mismo AQUÍ.

  
A Torch Against the Night (Una Antorcha en la Noche) lleva a los lectores al corazón del Imperio mientras Laia y Elias luchan para llegar al norte para liberar al hermano de Laia de los horrores de la prisión Kauf. Atormentados por soldados del imperio, manipulados por el Comandante, y atormentados por sus pasados, Laia y Elias deben superar a sus enemigos y confrontar las traiciones de sus propios corazones.  

En la ciudad de Serra, Helene Aquilla se encuentra a si misma unida a la voluntad del retorcido nuevo líder del imperio, Marcus. Cuando su lealtad es cuestionada, Helena se encuentra tomando una misión para probarse a sí misma - una misión que la podrías destruir.

Se publica el 20 de agosto de 2016


A continuación, un extracto de A Torch Against de Night. AQUÍ pueden leerlo en inglés.


Capítulo 1: Laia


¿Cómo nos han encontrado tan rápido?

Detrás de mí, las catacumbas se hacen eco de gritos de ira y chirridos de metal. Mis ojos se mueven a las calaveras sonrientes que cubren las paredes. Me parece oír las voces de los muertos.

Sé rápida, sé como el viento, parecen silbar. A menos que desee unirte a nuestras filas.

—Más rápido, Laia —dice mi guía. Su armadura parpadea mientras se apresura por delante de mí a través de las catacumbas. —Vamos a perderlos si somos rápidos. Conozco un túnel de escape que conduce fuera de la ciudad. Una vez que estemos ahí, estaremos a salvo.

Oímos un rasguño detrás de nosotros, y los pálidos ojos de mi guía se mueven encima de mi hombro. Su mano es un borrón de oro-marrón mientras vuela a la empuñadura colgada a la espalda.

Un simple movimiento, lleno de amenaza. Un recordatorio de que él no es sólo mi guía. Él es Elias Veturius, heredero de una de las mejores familias del Imperio. Es un ex-máscara, un ex soldado de la élite del Imperio Marcial. Y él es mi aliado, la única persona que me puede ayudar a rescatar a mi hermano Darin de una notoria prisión Marcial.

En un solo paso, Elias está detrás de mi. En otro, está en frente, moviéndose con gracia anti-natural para alguien tan grande. Juntos, nos asomamos por el túnel que acabamos de pasar. Mi pulso golpea en mis oídos. Cualquier euforia que sentí en la destrucción de la Academia Risco Negro al rescatar a Elias de su ejecución se ha desvanecido. El Imperio nos persigue. Si nos atrapa, estamos muertos.

El sudor empapa mi camisa, pero a pesar del calor de los túneles, un escalofrío corre a través de mi piel y los pelos en la parte de atrás de mi cuello suben. Me parece oír un gruñido, como la de alguna astuta criatura hambrienta.

Deprisa, mi instinto me grita. Sal de aquí.

—Elías —le susurro, pero cepilla un dedo contra mis labios —shh— y tira un cuchillo libre de la media docena atados sobre el pecho.

Saco una daga del cinturón y trato de escuchar más allá del chasquido de las tarántulas en el túnel y mi propia respiración. La sensación de picor de ser observados se desvanece, sustituido por algo peor: el olor de pasos y llamas; el ascenso y caída de voces cada vez más cerca.

Soldados del Imperio.

Elias toca mi hombro y apunta a sus pies, entonces a los míos. Pisa donde yo piso. Tan cuidadosamente que temo a respirar, lo imito mientras se vuelve y se dirige rápidamente lejos de las voces.

Llegamos a una horcajadura en el túnel y giramos a la derecha. Elías cabecea a un agujero profundo, a la altura del hombro en la pared, hueco, pero parece ser un ataúd de piedra.

—Entra —susurra —todo el camino hasta la parte de atrás.

Me deslizo en la cripta, suprimiendo un estremecimiento al alto crrrk de una tarántula. Una cuchilla que Darin forjó cuelga a través de mi espalda, y su empuñadura resuena contra la piedra. Controla tu inquietud, Laia. No importa qué se arrastra por aquí.

Elias se mete en la cripta después de mí, su altura lo obliga a estar medio agachado. En el estrecho espacio, nuestros brazos se cepillan y él toma una bocanada de aire. Pero cuando miro hacia arriba, su cara está mirando hacia el túnel.

Incluso en la penumbra, el gris de sus ojos y las líneas afiladas de su mandíbula son sorprendentes. Siento una sacudida bajo el estómago, no estoy acostumbrada a su cara. Hace sólo una hora, mientras escapabamos de la destrucción que ocasioné en Risco Negro, sus rasgos estaban ocultos por una máscara de plata.

Él inclina la cabeza, escuchando como los soldados se acercan. Ellos caminan rápidamente, su voz haciendo eco en las paredes de las catacumbas como las llamadas cortadas de aves rapaces.

—...probablemente fue al sur. Si tuviera dos dedos de frente, de todos modos.

—Si tuviera dos dedos de frente —un segundo soldado dice— él habría pasado la cuarta prueba, y no estaríamos pegados a una escoria plebeya como emperador.

Los soldados entran en nuestro túnel, y uno asoma la linterna en la cripta al otro lado de la nuestra. —Santo infierno —retrocede rápidamente a la vista de lo que se esconde dentro.

Nuestra cripta está al lado. Mi vientre gira, mi mano tiembla en mi daga.

A mi lado, Elias libera otra hoja de su vaina. Sus hombros están relajados, con las manos sueltas alrededor de los cuchillos. Pero cuando veo su rostro con el ceño fruncido, la mandíbula apretada, mi corazón se aprieta. Se encuentra con mi mirada, y por un aliento, veo su angustia. Él no desea entregar la muerte a estos hombres.

Pero si nos ven, van a alertar a los otros guardias aquí abajo, y vamos a estar hasta el cuello con los soldados del Imperio. Aprieto el antebrazo de Elias. Él desliza su capucha en la cabeza y saca un pañuelo negro para ocultar su rostro.

Los soldados se acercan, sus pasos pesados. Lo puedo oler, sudor, hierro y suciedad. El agarre de Elias en sus cuchillos se aprieta. Su cuerpo se enrolla como un gato salvaje que espera para atacar. Meto una mano en mi brazalete, un regalo de mi madre. Bajo mis dedos, el patrón familiar del brazalete es un bálsamo.

La luz de la lámpara llega al borde de la cripta, el soldado levanta su—

De repente, un poco más abajo del túnel, se hace eco de un ruido sordo. Los soldados giran, un borrón de acero, y se apresuran a investigar. En cuestión de segundos, la luz de sus linternas se desvanece, el sonido de sus pasos más y más débiles.

Elias libera un suspiro contenido. —Vamos —dice.—Si esa patrulla estaba barriendo la zona, habrá más. Tenemos que llegar al paso de escape.

Emergemos de la cripta, y un temblor retumba a través de los túneles, sacudiendo el polvo suelto y envía los huesos y cráneos en un estrépito al suelo. Me tropiezo y Elías agarra mi hombro, apoyándome en la pared y aplastándose a mi lado. La cripta se mantiene intacta, pero el techo de las grietas del túnel cruje ominosamente.

—¿Qué en los cielos fue eso?

—Se sintió como un temblor de tierra —Elias da un paso fuera de la pared y mira al techo. —Pero Serra no tiene temblores.

Cortamos a través de las catacumbas con nueva urgencia. Con cada paso esperaba oír otra patrulla y ver las antorchas en la distancia.

Cuando Elías se detiene, es tan repentino que choco por su ancha espalda. Hemos entrado en una cámara funeraria circular con un techo bajo, en forma de cúpula. Dos túneles se ramifican por delante de nosotros. Antorchas parpadean en uno, casi demasiado lejos para distinguir. Criptas recogen las paredes de la cámara, cada una custodiada por una estatua de piedra de un hombre armado. Por debajo de sus cascos, cráneos miran hacia nosotros. Me estremezco, dando un paso más cerca de Elias.

Pero él no se fija en las criptas, o en los túneles o en las antorchas distantes.

Mira fijamente a la niña en el centro de la cámara.

Ella lleva la ropa hecha jirones. Su mano se presiona a una herida abierta a su lado. Ella tiene las características finas de un escolar, pero cuando trato de ver sus ojos, ella deja caer la cabeza, el pelo oscuro cayendo en su cara. Pobre cosita. Las lágrimas marcan un camino en sus sucias mejillas.

—Por los diez infiernos, se está llenando aquí abajo —murmura Elias. Él da un paso hacia la niña, ofrece una mano, como si se tratara de un animal asustado. —No deberías estar aquí, cariño. —Su voz es suave.— ¿Estás sola?

Ella deja escapar un pequeño sollozo. —Ayúdame —susurra.

—Déjame ver ese corte. Puedo vendarlo —Elías cae sobre una rodilla por lo que está a su nivel, la forma en que mi abuela lo hacía con sus pacientes más jóvenes. Ella se aleja de él y mira hacia mí.

Doy un paso hacia adelante, mis instintos instando a la precaución. La niña observa. —¿Me puede decir tu nombre, pequeña? —pregunto.

—Ayúdame —repite. Algo sobre la manera en que evita mis ojos hace que me pique la piel. Pero entonces, de seguro ha sido objeto de malos tratos, probablemente por el Imperio, y ahora se enfrenta a unos Marciales que están armados hasta las raíces de los pelos. Ella debe estar aterrada. Ella salta un paso hacia atrás y echo un vistazo al túnel iluminado con antorchas. Las antorchas significan que estamos en territorio del Imperio. Es sólo cuestión de tiempo antes de que los soldados pasan por acá.

—Elías. —Yo asiento a las antorchas. —No tenemos tiempo. Los soldados...

—No podemos dejarla. —Su culpa es clara como el agua. Las muertes de sus amigos hace días en el tercer ensayo pesan sobre él; no desea causar otro. Y lo haremos, si dejamos a la niña aquí sola a morir debido a sus heridas.

—¿Tienes familia en la ciudad? —Elías le pregunta. —Necesitas...

—Plata —ella inclina la cabeza. —Necesito plata.

Las cejas de Elias se disparan. No lo puedo culpar. No es lo que yo esperaba tampoco.

—¿Plata? —Le digo. —Nosotros no...

—Plata —se baraja de lado como un cangrejo. Creo que veo demasiado rápido el flash de un ojo a través de su cabello lacio. Extraño. —Monedas. Un arma. Joyería.

Ella mira mi cuello, mis oídos, mis muñecas. Con esa mirada, se descubre a sí misma.

Fijo la mirada en las esferas de alquitrán negro en los lugares donde los ojos deberían de estar, y busco mi daga. Pero Elías ya está frente a mí, la espada brillando en sus manos.

—Atrás  —gruñe a la niña, cada pulgada de un máscara.

—Ayúdame —La niña deja caer el pelo en su cara una vez más y pone las manos detrás de la espalda, una caricatura retorcida de un niña engatusadora. —Ayuda.

Ante mi claro disgusto, sus labios se enrollan en una mueca obscena en su dulce rostro. Ella gruñe, el gutural sonido que oí antes. Esto era lo que sentí que nos estaba observando. Esta fue la presencia que sentí en los túneles.

—Sé que tienes plata —un hambre rabiosa subyace la voz de la niña pequeña—Dámelo. Lo necesito.

—Aléjate de nosotros —dice Elías. —Antes de que te quite la cabeza.

La niña-o lo que sea que es, hace caso omiso de Elias y fija su mirada en mí. —Tú no lo necesitas, pequeña humana. Te voy a dar algo a cambio. Algo maravilloso.

—¿Qué eres? —Le susurro.

Ella azota los brazos, las manos brillando con extraña virridescencia. Elias vuela hacia ella, pero ella se aleja de él y sujeta con los dedos mi muñeca. Yo grito, y mi brazo se ilumina durante menos de un segundo antes de que ella se eche hacia atrás, gritando, agarrando su mano como si estuviera en llamas. Elias tira de mí sobre mis pies lejos de la tierra donde estoy desparramada y lanza una daga a la niña al mismo tiempo. Ella lo esquiva, todavía chillando.

—¡Chica tramposa! —Ella rueda lejos a medida que Elias se lanza por ella de nuevo, sus ojos sólo para mí. —¡Engañosa! Tú preguntas qué soy yo, ¿pero qué eres tú?

Elias pivota hacia ella, deslizando una de sus espadas a través de su cuello. Él no es lo suficientemente rápido.

—¡Asesino! —Se arremolina lejos de él. —¡Asesino! ¡La muerte misma! ¡Muerte andante! Si tus pecados fueran sangre, te ahogarías en un río de tu propia creación.

Elias carretea hacia atrás, shock grabado en sus ojos. Luz parpadea en el túnel. Tres antorchas, moviéndose hacia nosotros rápidamente.

—Los soldados vienen —la criatura da vueltas hacia mí. — Voy a matarlos por ti, muchacha de ojos miel. Abriré sus gargantas. Ya conduje lejos a los otros que te seguían en el túnel. Lo haré de nuevo. Si me das tu plata. Él lo quiere. Él nos va a recompensar si se lo llevamos.

¿Quién en los cielos es "él"? No pregunto, solo atraigo mi daga en respuesta.

—¡Estúpido humana! —La niñas aprieta los puños. —Él lo va a quitar de ti. Él encontrará una manera. —Luego se vuelve hacia el túnel. —¡Elias Veturius! —Me estremezco. Su grito es tan fuerte que probablemente la escuchan en Antium. —¡Elias Vetu...

Sus palabras mueren mientras la daga de Elias alcanza de lleno su corazón. —Efrit Efrit of the cave —dice. Su cuerpo se desliza, aterriza con un golpe sólido, como una roca que cae. —Gusta de la oscuridad, pero teme a la hoja.

—Rima antigua. —Se enfunda la daga.— Nunca me di cuenta de lo útil que era hasta hace poco tiempo.

Elias agarra mi mano, y huímos en el oscuro túnel. Tal vez por algún milagro, los soldados no escucharon a la niña. Tal vez no nos vieron. Tal vez, tal vez...

No hubo suerte. Escucho un grito y el trueno de pasos detrás de nosotros.



De acuerdooooo, ¿qué rayos fue todo eso? ¿Qué, en el cielo, es Laia? ¿Y Elías? ¡No puedo esperar a tener más noticias. ¡Agosto parece demasiado lejos!

¿Saben qué es lo malo? Que Sabaa sólo ha vendido los derechos para dos libros, ¡lo cual es muy triste! Yo querría que fuera una trilogía. Ella dice que imagina cuatro libros para la Saga, pero hey, ¡nunca se sabe!

Primer trailer de "La Chica Del Tren"

Hace unas semanas ha sido revelado el primer trailer de la nueva película de Emily Blunt, "La Chica del Tren", el cual está basado en el libro del mismo nombre de Paula Hawkins.


Rachel, treintañera, atraviesa una crisis personal. Su vida es una serie de catastróficas desdichas. Está en paro y se ha tenido que mudar a las afueras de Londres con una amiga. Bebe demasiado y ha "olvidado" decirle a su compañera de piso que la han despedido. Para sustentar la mentira coge el tren de las 8.04 todas las mañanas al centro. Desde su asiento, en una de las paradas, observa la casa de su ex, Tom y vislumbra su nueva vida: acaba de tener un hijo con su chica. De paso, como la perfecta obsesiva que es, se fija en una pareja que vive cerca de la estación. Comienza a fantasear con ellos y, un par de capítulos después, a indagar compulsivamente en su intimidad. Un día, la mujer, Megan desaparece. A partir de ahí, Rachel comienza por su cuenta una investigación para descubrir su paradero.

contraseña: sololibrosenpdf.com


Y no, no he visto el trailer aún. Quiero leerme el libro primero y así imaginar a los personajes de acuerdo a lo que leo, porque sé, que si veo el trailer, aquellos personajes serán los que veré cuando lea la historia, jajaja.