sábado, 2 de enero de 2016

¡Primer capítulo de F*uck Love, by Tarryn Fisher + libro en inglés!

FL FB banner
¡Aloha! Así es, Fuck Love es el nuevo libro de la genio de Tarryn Fisher, el cual ha sido publicado hace unos días!

Pero antes de ir al capítulo (perdón, jajaja), les dejo el libro en Inglés para aquellos que estén deseosos de leerlo ya mismo. Ojo,el libro sólo lo pondré por 24hs. Ya saben, si luego de las 24hs aún lo siguen queriendo, sólo pidanmelo al correo del blog.

Helena Conway se ha enamorado. 

A regañadientes.

Inconscientemente.

Pero no sin que haya sido provocado.

Kit Isley es todo lo que ella no- destructurado, sin ataduras, y ni un poquito cuidadoso. Todo podría ser tan hermoso... Si no estuviera saliendo con su mejor amiga.

Helena debe desafiar su corazón, hacer lo correcto y pensar en los demás.

Hasta que deja de hacerlo.


A continuación, les traigo el primer capítulo traducido, para aquellos amantes de sus libros que están por allí afuera de la pantalla.
Ahora sí, ¡Disfruten!

1: #WTF

—Se supone que debes estar conmigo.
¿Qué palabras son estas? Me asustan, y al principio creo que he oído mal. Él está apoyado en la mesa, mientras que nuestras parejas están a unos veinte pies de distancia, esperando en línea para nuestra comida.
—Tú y yo —, dice. — No nosotros y ellos.
Parpadeo hacia él antes de darme cuenta de que está haciendo una broma. Me río y vuelvo a mirar mi revista. En realidad, no es realmente una revista. Es un diario de matemáticas, porque soy así de super cool.
—Helena ... —No miro de inmediato. Tengo miedo de hacerlo. Si miro hacia arriba y veo que no es una broma, todo cambiará.
—Helena —Él extiende un brazo y toca mi mano. Salto, tiro hacia atrás. Mi silla hace un sonido raspado horrible y Neil mira. Pretendo que se me cayó algo y lo busco debajo de la mesa. Debajo de la mesa están nuestros zapatos y piernas. Hay una crayola azul al lado de mis pies. Lo recojo y me levanto.
Neil está al frente de la línea de pedido de nuestra comida, y el mejor amigo de mi novio está esperando mi respuesta, con los ojos cargados de atención.
—¿Está borracho? —Siseo. —¿Qué demonios?
—No —dice. A pesar de que no parece luce tan seguro. Por supuesto. Por primera vez, me doy cuenta de la barba en su cara. La piel alrededor de los ojos amarillenta. Él está pasando por algo, tal vez? La vida está siendo una mierda.
—Si esto es una broma, me estás poniendo realmente incómoda —le digo— Della está allí mismo. ¿Qué demonios es lo que te pasa?
—Sólo tengo diez minutos, Helena —Su ojos se mueven a la crayola azul, que está descansando entre nuestras manos.
—Diez minutos para qué? Estás sudando —Digo— ¿Tomaste algo, estás usando crack? —¿Qué tipos de drogas te hacen sudar así? ¿Crack? ¿Heroína?
Quiero que Neil y Della regresen. Quiero que todo vuelva a la normalidad. Me giro alrededor para ver dónde están.
—Helena…
—Deja de decir mi nombre de esa manera—Mi voz se sacude. Empiezo a ponerme de pie, pero él agarra el crayón, luego mi mano.
—No tengo mucho tiempo. Déjame mostrarte.
Está sentado muy quieto, pero sus ojos me recuerdan a un animal acorralado: asustado, en pánico, brillante. Nunca he visto esa mirada en su cara, pero como Della sólo está saliendo con él durante unos meses, es un punto discutible. No conozco realmente a este tipo. Él podría ser un drogadicto por todo lo que yo sé. Él gira mi mano con la palma hacia arriba y yo lo dejo hacerlo. No sé por qué, pero lo hago.
Coloca el crayón en mi palma y cierra mi puño a su alrededor.
—Hay que decirlo en voz alta —dice.— "Muéstrame, Kit". Dilo, Helena. Por favor. Tengo miedo de lo que va a pasar si no lo haces.
Porque él se ve con tanto miedo, lo digo.
—Muéstrame, Kit. —Y luego: —¿Debo sabe lo que es esto?
—Nadie debería —dice. Y entonces todo se vuelve negro.




Kit está allí cuando me despierto. Mi cabeza duele, y mi lengua se pega al techo de mi boca. Debo haber desmayado. Eso nunca me había pasado antes. Me incorporo, pero en lugar de estar en el piso de Bread Company, estoy extendida en el sofá de alguien. Es un bonito sofá, del tipo que se ve en el Catálogo Pottery Barn. Cinco dólares de gamuza tratada. Rasco la superficie y a continuación, huelo mi dedo. 
Gamuza.
—Neil? —Me incorporo, mirando a mi alrededor. Me han llevado a la oficina del gerente? Que embarazoso. Un sofá Bastante elegante para un gerente.
—Kit, ¿qué pasó? ¿Dónde está Neil?
—Él no está aquí.
Me pongo de pie pero es demasiado rápido, y me pongo mareada. Me desplomo sobre el sofá y pongo mi cabeza entre las rodillas.
—Llama a Neil, por favor. —Mi voz suena nasal. Miro hacia arriba para ver los pantalones vaqueros de Kit todavía delante de mí. Él no hace ningún movimiento para buscar a Neil. Con un profundo suspiro, se sienta a mi lado.
—Neil está en Barbados en su luna de miel.
—¿Se casó en el camino de regreso a nuestra mesa? —le digo a través de mis dientes. He terminado con este juego. Della está chiflada si sigue viendo a este tipo. Él está en las drogas, está loco o ambos.
Kit se aclara la garganta. —Este es en realidad su segundo matrimonio. Estaba casado contigo por un tiempo.
Mi cabeza se dispara. Cuando ve la mirada en mi cara, él se estremece.
Un niño viene corriendo en la habitación y se arroja a sí mismo en mi regazo. Yo retrocedo. No me gustan los niños; son desordenados y ruidosos y—
Él me pide un sándwich.
—Hey, amigo. Te conseguiré uno. Démosle a mamá de un minuto.
Qué. Mierda?
Estoy fuera del sofá y acorralada en una esquina en cinco segundos. Kit y el pequeño humano han salido de la habitación. Puedo oír sus voces, altas y felices. La habitación Pottery Barn.  Hay una gran cantidad de azul marino en todas partes. Yo miro. Marcos de cuadros azules, mantas trenzadas de azul marino, planteras azules, que desbordan con sanos helechos. Camino a la ventana, convencida de que voy a ver el estacionamiento frente a Bread Company. Tal vez ellos me llevaron al Pier One. En cambio, estoy mirando un bonito jardín. Un roble nudoso se encuentra en su centro, un círculo de piedras blancas alrededor de su base.
Estoy alejándome de la ventana cuando choco con algo. Kit. Él agarra la parte superior de mis brazos para estabilizarme. Hormiguea donde me toca. Soy alérgica a los tontos.
—¿Dónde diablos estoy? —Le pregunto, empujándolo fuera. —¿Que está pasando?
—Estás en tu casa —dice. — 214 Sycamore Circle. —Hay una larga pausa y entonces dice— Port Townsend, Washington.
Me río. El que hizo esto se las va a ver. Paso alrededor de Kit y corro por toda la casa. Un comedor se abre a una amplia cocina bien iluminada. Puedo ver el agua más allá de las ventanas, su superficie salpicada por la lluvia. Estoy mirando a la lluvia cuando una pequeña y balbuceante voz dice:
—¿En qué estás trabajando?
El chico. Está sentado en la mesa de la cocina,  su cara rellena de pan.
—¿Quién eres tú? —Le pregunto.
—Thomas —Cuando dice su nombre, pan mojado vuela fuera de la boca y rocía la mesa.
—Thomas quién? ¿Cuál es tu apellido?
—Igual que papá, pero no el mismo que el tuyo —dice, con total naturalidad.
Mi piel pica.
—Thomas Finn Browster. Y tú eres Helena Marie Conway. —Su puño golpea elaire. Browster! El apellido de Neil.
Oigo a Kit detrás de mí, y cuando me dirijo a mirarlo él está apoyado en la nevera, ceñudo.
Levanta un dedo a los labios cuando ve que yo lo miraba, y luego mira al niño.
—Tienes otro —dice.
—Otro, ¿qué?
—Niño —Él se empuja lejos de la nevera y camina hacia mí. De repente estoy notando el gris en las sienes y las fineas líneas alrededor de sus ojos. Él no se parece al Kit de Bread Company.
Él me dirige hacia un dormitorio y abre la puerta. Una cuarto de niños. Una pequeña cabeza con pelo negro suave y esponjoso. Me asomo a la cuna, mi corazón acelerado.
—Tú dijiste que Neil estaba en su luna de miel, pero ella es sólo una beb—
—Ella es la nuestra.
Yo trago. —¿Tuya y mía?
—Sí.
Mi corazón se está volviendo loco. Puedo sentirlo bombear toda la sangre a mi cerebro.
—¿Eres un viajero en el tiempo?
Kit sonríe por primera vez. Profundas líneas de su sonrisa cortan sus mejillas como si sonriera a menudo. Es curioso, yo no recuerdo haber visto la sonrisa de Kit. Siempre parece tan serio, que es lo que a Della le gusta de él. Della.
—¿Dónde está Della? —Oh Dios. Tuve un bebé con su novio. Miro mi mano, pero no hay anillo de bodas.
Él sale de la habitación. Echo un vistazo hacia atrás al bebé antes de seguirlo.
Cuando estamos en el pasillo, se cierra la puerta de la habitación.
—No estamos exactamente en términos de hablar con Della —él dice.
Siento tanto dolor. Della y yo habíamos estado juntas por más de diez años. Kit ve la expresión de mi cara y rápidamente aparta sus ojos.
—Esto es un sueño —le digo. Kit sacude la la cabeza. No. Cojo una visión de mí misma en el pesado espejo dorado detrás de su cabeza. Mi pelo es corto. Con luces. —No, una pesadilla —Digo, alcanzando hasta tocarlo. —Me veo como una mamá.
—Tú eres una mamá.
En este universo alternativo, o viaje en el tiempo, o un sueño, soy una mamá. Pero yo sólo soy Helena en mi mente. Sin niños y con el vientre plano. Y ante mí está Kit. El tipo que mi mejor amiga piensa que es "el indicado". No es posible que yo lo mirara nunca de esa manera. Lo miro a él ahora, tratando de verlo con una luz diferente. Él es tan diferente de Neil. Fornido, un poco desaliñado. Neil afeitaba sus brazos; los brazos de Kit están cubiertos de pelo negro. Neil tiene ojos oscuros; Kit tiene ojos claros. Neil lleva contactos, Kit lleva gafas. Della y yo nunca compartimos el mismo gusto en hombres, lo cual se adaptaba a nosotras muy bien. Hacía que el rollo de  “amigas antes que chicos” sea más fácil para vivir.
—¿Dónde está? —Pregunto.
—Ella todavía está en Florida. Nos trasladamos aquí hace dos años.
Kit toma mi mano. —Deja que te enseñe algo —dice.
Se siente mal. Nuestros dedos no encajan bien juntos. Sus manos son grandes, dedos anchos. Mi mano se siente estirada y torpe en la suya. Della siempre decía que las manos deben encajar juntas como piezas de un rompecabezas. La suya y la de Kit. ¡Ella me dijo eso!
El niño aparece de repente de la cocina. Kit suelta mi mano para girarlo en sus brazos.
Parecen muy cómodos juntos, teniendo en cuenta que no es el padre del niño. Neil es su padre. Entonces, ¿dónde está Neil? Y qué que pasó entre nosotros?
—¿Qué pasó con Neil? ¿Por qué no estamos juntos?
Él mira al niño... cuál era el nombre de él? Tim? Tom? Y lo establece sobre sus pies.
—Ve a poner una película, hombrecito, y voy a estar allí en un minuto para verla contigo.
Él es un buen chico, supongo, porque él asiente con la cabeza sin discutir y sale corriendo, sus pies descalzos golpeando la madera dura.
—Neil te engañó —dice— Pero eso no es tan simple como parece. Tú no estás enojada con él . Lo entendiste.
El calor se eleva a mi cara. Neil me engañó? Neil no era de ese tipo, por no hablar de él adoraba a la tierra que yo pisaba. —Él nunca lo haría —yo digo. Kit se encoge de hombros.
—La gente es gente. Las cosas cambian.
—No —le digo.-- Esta es una vida de Pottery Barn. Y no la quiero.
—Como he dicho, no es así de simple. Él tenía sus razones…
Antes de que pueda preguntar cuáles son esas razones, el bebé comienza a llorar. Kit mira a su puerta y luego a mí.
—Lo único que ella quiere es a ti. Le está saliendo los dientes. Si yo entro allí y llego a ella, llorará aún más.
—A mi ni siquiera me gustan los bebés.
Él agarra mis brazos y me da vuelta hasta que estoy frente a la puerta de la habitación.
—Ésta te gustará —dice él, me da un pequeño empujón.
—¿Cuál es su nombre? —Yo siseo antes de abrir la puerta.
Él sonríe. Por alguna razón, mi estómago hace un pequeño tirón.
—Brandi.
Le doy una mirada de disgusto. —Al igual que el licor? —Siseo.
Trata de no sonreír, pero de repente veo de donde esas líneas profundas a cada lado de su boca vienen.
—Es lo que estabas bebiendo la noche en que quedaste embarazada.
—Oh Dios —le digo, abriendo la puerta— Envejecí para ser un maldito cliché.
Brandi está sentada en su cuna, gritando. Sus brazos suben al minuto en que me ve. Nunca tuve un bebé que me busque así, ellos gustan de mi tanto como a mí me gustan ellos.
Yo la recojo y ella detiene sus gemidos inmediatamente. Ella es pequeña. Chiquita. Y tiene tanto pelo que parece un pequeño león. Supongo que si me gustasen los bebés, éste sería considerada linda. La llevo afuera... a su padre.
—Aquí —le digo, ofreciéndole a él. Sacude su cabeza. —Tú tenla.
Lo hago con tanta rigidez mientras caminamos hacia lo que parece otra sala de estar. Esta es menos Pottery Barn para adultos, y más Pottery Barn para niños. Dios. Si todo esto es real, qué me sucedió a mi? No me gustaban mierdas como estas. Mi apartamento parecía como si una venta de garaje hubiera salido mal.
—¿Por qué todo luce así? —le pregunté.
—Luce como qué?
—Como si no tengo personalidad.
Kit se ve sorprendido. —No lo sé. Esto es lo que te gusta. Nunca he pensado en ello antes.
—¿Cuánto tiempo hemos estado juntos?
Las comisuras de sus labios se contraen, y antes de que diga nada, sé que va a mentir.
—Algunos años.
—Y nos amamos el uno al otro?
Deja de rebuscar en un cajón para mirarme a mi.
—¿Conoces esa sensación que tienes ahora mismo? El desconcierto, el miedo, la fascinación?
Asiento con la cabeza.
—Eso es lo que siento cada día. Porque nunca he amado a alguien como te amo a ti.
Mi estómago hace esta cosa de aleteo involuntario. Me siento culpable de que el novio de mi mejor amiga ha causado este aleteo en mi estómago. Por suerte, Brandi da un tirón en mi pelo para que se vea más como el dolor causado por ello que una reacción a sus palabras.
Él vuelve a su cajón y saca un libro para colorear. Al principio creo que lo saca para el niño, pero luego me lo da a mí.
—¿Quieres que  se lo dé a Tim? —Pregunto, confusa.
—Tom —dice— Y no. Eso es lo que te quería mostrar.
Le doy la vuelta a la primera página y encuentro lo que no estoy esperando. Bellas imágenes de castillos hechos de dulces, casas de hadas encaramados en las frutas de los árboles, y princesas que luchan dragones. El tipo de libro para colorear que habría querido de niña.
—¿Qué es esto? —Le pregunto, sin levantar la vista. Quiero ver más.
—Es tuyo —dice, tomando al bebé de mi.
Me río. —No puedo dibujar. No soy artística en absoluto. —Lo cierro de golpe y lo devuelvo hacia él. Este es un sueño tan extraño. Me pellizco, pero no me despierto, y me duele.
—Así es como compraste esta casa, te mudaste a Washington. Tienes una marca de los mismos y son muy populares. Hay incluso carteles y cuadernos. Lo puedes comprar en Target.
—Target? —Repito— Estoy en la facultad para ser una contadora —digo— Esto es una tontería. Quiero despertar.
¿Por qué siquiera me molesto? Si esto es un sueño, debería seguirlo, no?
Tom viene corriendo en ese momento y anuncia que derramó el jugo de uva en el suelo. Kit sale a toda prisa, y yo me quedo sola para atender a la niña. La siento en mi regazo y toco su melena sedosa. Ella suspira satisfecha y me imagino que a ella le gusta. —Me gusta también —le digo— Una vez me quedé dormida en un funeral porque mi papá estaba jugando con mi pelo —sigo haciendo para que ella no llore y alerte a Kit ante el hecho de que no sé nada acerca de bebés. Cuando vuelve, estamos sentadas en el sofá, ella medio drogada contra mi pecho. Todavía estoy tratando de despertarme a mí misma de este extraño sueño. Él se inclina contra el marco de la puerta, sonriendo con esa medio sonrisa que él hace.
—Ella es como tú.
—Tú no sabe cómo soy —le digo.
—¿En serio, Helena? No lo hago?
Dudo. Yo no sé nada.




Sigo esperando que el sueño termine, pero no lo hace. Me paso lo que parece horas con Kit, Tom, y Brandi mientras se mueven a través de su día. Trato de ser un buen deportista, fingiendo para encajar con su vida, incluso dando un paseo con ellos a través de los bosques más verdes que he visto alguna vez. ¿Los sueños realmente son así de largos? Por qué cuando uno se despierta, los sueños parecen tan nebulosos y distorsionados? Nos detenemos en un lago, y Kit y Tom tiran rocas mientras yo sostengo a Brandi, quien realmente, para mi horror, no quiero que nadie más que a mí. Saco algunas de las rica tierra húmeda en una yema del dedo y la saboreo. La suciedad no debe tener un degustar en un sueño. Debería sabor a Oreos. Definitivamente no debería saber a suciedad. Después de la caminata, Kit nos prepara toda la cena. Pescado que él mismo pescó. Lo cocina fuera, en el patio que dice que yo misma diseñé. Una vez más, le recuerdo que yo no soy lo suficiente creativa para haber diseñado algo tan majestuoso como el patio. Lo cual me recuerda un poco a los libros para colorear, con sus casas en los árboles de madera tallada, y linternas colgando de los árboles. El pescado es delicioso. Para el momento en que Kit lleva a Brandi y a Tom dentro para darles sus baños, estoy en modo de pánico total. Me recuerdo de las películas que he visto que podrían ayudarme: Inception, BIG, El Mago de Oz. Cuando Kit regresa con una botella de vino y dos copas, estoy llorando y rasgando las servilletas de papel en confeti.
Él no dice nada acerca de mis lágrimas. Él abre la botella y llena un vaso, poniéndolo en frente de mí.
Lo tiro hacia atrás como una universitaria. Porque soy una chica universitaria y no una mamá.
—Esto no es real —le digo— ¿Dónde están todos mis recuerdos si es que es real?
Se sienta a mi lado y lanza un tobillo sobre la rodilla.
—El día que me enamoré de ti fue el primer día te encontraste a ti misma. No eras incluso mía todavía.
Se ve todo borroso y distorsionado a través mis lágrimas, dejé que deslicen por mi cara mientras lo escuchaba.
—Siempre insististe en que usabas el cerebro izquierdo, pero yo no te creí. Un artista siempre puede reconocer a otro artista. Nos olemos el uno al otro. Una noche estábamos todos borrachos y pasabamos el rato en casa de Della. Ella dijo que quería pintar, por lo que trajo todos estos libros para colorear, lápices de colores y marcadores. Y todos nos tumbamos con el estómago en el suelo y coloreamos como niños de cinco años de edad. Fue una de las noches que no se olvidan, porque era tan extraño —hace una pausa— sino también porque me enamoré.
Quiero que siga adelante. La historia que él está narrando nunca ha sucedido, pero suena tan real.
—Yo estaba tumbado a tu lado en la alfombra, y Neil estaba del otro lado. Tu dibujo fue el mejor. No era sólo bueno; fue sorprendentemente bueno. Todo el mundo se asustó, pero yo me sentí presumido como si yo ya lo supiera. Comenzamos bromeando acerca de que eras un artista, y fue entonces que dijiste que querías ser muy buena dibujando así podrías tener tu propia línea de dibujos para colorear. Así que te dije que lo hicieras.
Encuentro que mis labios se parten y mis ojos se vuelven vidriosos cuando me habla como si me conociera. Es íntimo. Siempre he querido a conocerme a mí misma y nunca he sabido dónde empezar.
—Yo no puedo-
—Dibujar —termina— Sí, por lo que tomaste clases. No le dijiste a nadie, más que a mi.
Quiero coger un bolígrafo y ver si es verdad, si tengo algún talento oculto que nunca supe que tenía. Y quiero saber, de todas las personas, por qué se lo dije a Kit. Si esto no es un sueño...
Es un sueño.
—¿Q-qué tipo de cosas hacemos juntos? —Yo le pregunto.
Kit se lame los labios. —Tú y yo somos lo mismo —dice— No me mires así.
Resoplo cuando me río, tapándome la boca con el dorso de la mano.
—Somos muy diferente. —Él sonríe— Soy un optimista, tú una pesimista. Evito la confrontación, tú vas de lleno con ello.
—Entonces, ¿cómo somos lo mismo?
—Los dos estábamos en la búsqueda de algo verdadero, al mismo tiempo. A veces la verdad de una persona es el amor de otra persona.
No sé qué quiere decir y tengo vergüenza de admitirlo.
—¿Nos gusta hacer las mismas cosas?
—Sí —Su cara está en la sombra, pero puedo escuchar sus dedos mientras se frota la barba en la barbilla. —Nos gusta el arte. Comida. Pequeños momentos que duran para siempre. Nos gusta tener sexo. Nos gustan nuestros bebés— Tengo la piel de gallina ante aquello último— Hemos viajado un poco antes de que tuviéramos a Brandi. Esperamos hacer más de eso. Tenemos una lista de todos los lugares que queremos hacer amor…
—Qué está en la lista? —Le corté. Mi boca se siente seca.
Su voz es baja cuando habla. —The Blue Train.
—¿Qué es eso? —Me inclino hacia delante.
Él me sonríe. —Es un tren en el sur África que va desde Pretoria a la ciudad de Cabo.
Me siento de nuevo. —¿Un tren? Oh.
Kit levanta la ceja. —Es alquilado. Te lleva a través de algunos de las vistas más impresionantes que existen. Cabina privada, chef privado.
Levanto mis cejas.
—¿Qué más?
—Un cementerio durante la luna llena. La casa del árbol.
Se inclina hacia adelante y se sirve otra copa de vino.
—¿Qué ... qué es lo que me gusta de estar contigo?
—Tú quieres ser tú —dice— Y eso no me ofende.
Una vez más, no tengo ni idea acerca de lo que habla. Era sumamente inofensiva. Aburrida. Ser yo llevaba un esfuerzo mínimo.
Bebemos la botella de vino en el silencio, escuchando a los sapos, y el agua, y a los árboles. Una cacofonía de las cosas de Dios. Cuando me levanto mi cabeza da vueltas. Me balanceo y tengo que coger la parte posterior de la silla para sostenerme a mí misma. Kit se pone de pie también, y yo no sé si es por el vino, o el hecho de que me he convencido de que esto es un sueño, pero me camino audazmente hacia él. Lo he hecho  antes. Esa es la sensación que tengo cuando sus manos y brazos me encuentran. Todo en él es familiar. La solidez, su olor, los callos en punta de sus dedos. Este no es el abrazo torpe de dos personas tocándose por primera vez. Él desabrochó mi sostén y quitó mi camisa antes de que yo alcance su boca. Lo beso por primera vez, desnuda de la cintura para arriba mientras sus pulgares trazan la línea bajo mi pechos. El aire se siente erótico cuando sopla a través de mi piel. Manos tan diferentes de los largos dedos de Nail, gentiles dedos me tocan. Pesadas manos calientes con dedos grandes. Él sabe a vino. Cuando le beso en la mejilla, el rastrojo de barba araña en mis labios. No es del todo desagradable. Yo tiro de su camisa y él se la quita. Me gusta cuan sólido es, y entonces realmente me gusta la solidez de él es cuando me alza y me pone en la mesa, y mi piernas se estiran para llegar alrededor de él.
Esto no es real. No estás engañando. Yo cierro los ojos. Él me saca de mis pantalones, me besa a través de mi ropa interior, y se desliza encima de mí. Nuestra botella de vino va estrellarse contra el piso, y vuelvo la cabeza para mirar a los fragmentos así como él está besando su camino por mi cuello y los dedos están en mi ropa interior. Mi piel hormiguea, mis caderas se levantan en demanda. Demanda de... Kit. Su cabeza está doblada. Lo puedo ver mientras se prepara para empujarse a sí mismo dentro de mi. Entonces lo siento, allí mismo. Me agarro a sus brazos, frenética. Y en ese momento no me importa quién es, y a quien se supone que pertenecer. Esto se siente natural, Kit y yo que actuando sobre algo que ya estaba allí. Mis ojos ruedan de nuevo en mi cabeza mientras él se desliza dentro de mí.

Y entonces me despierto.

Traducido por MyBooks

Bueno, en definitiva ese primer capítulo me ha atrapado. Quiero saber qué sucederá. Me recuerda al Diario de Noah... y tal vez ésta Helena a Olivia Kaspen, por la manera de narrar, no sé. Como sea, le daré sin duda alguna una oportunidad. Vamos, es Tarryn. YAS.

Saben? Últimamente, dejo los libros al poco rato de los primeros capítulos, así que soy fiel creyente de que si los primeros capítulos te logran enganchar, sin duda alguna el libro será entretenido. (Sí, Una llama entre cenizas, OMG).

32 comentarios:

  1. OH POR DIOS.
    Realmente me intriga.
    tenés que hacer una reseña apenas lo leas!!! muero por saber de este libro, el problema es que no me gusta leer en la compu/celu!

    ResponderEliminar
  2. eh, no me gustó mucho, los personajes se me hacen muy parecidos a Caleb, Olvia y Leah. Incluso un poco a los de Mud vein (no me acuerdo los nombres). Realmente me esperaba otra cosa de este libro, no sé.

    ResponderEliminar
  3. Tiene mucha intriga :D Me encanta!!!
    Pero prefiero leerlo en español y no quedarme con ninguna duda...

    ResponderEliminar
  4. En cuanto tiempo se cree que va a estar lista la traducción?

    ResponderEliminar
  5. ¡OH MI DIOS! ¡QUIERO EL LIBRO COMPLETO!¿En cuanto tiempo estará lista la traducción completa?

    ResponderEliminar
  6. ¡OH MI DIOS! ¡QUIERO EL LIBRO COMPLETO!¿En cuanto tiempo estará lista la traducción completa?

    ResponderEliminar
  7. Oh x dios!!! Tarryn lo volvió a hacer necesito leer este libro, que buen capitulo!!!! Saben si algún foro lo traducirá???? O si ya esta disponible en español (dejenme soñar).
    PD, compaerto la sensacion sobre leer y despues dejarlo, como que me aburro x momentos todo es mas de lo mismo, con tarryn nunca me paso y espero siga asi jajajaj...
    Gracias x compartir el capitulo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Veo que algunas tenemos resaca literaria o...los libros que leo(leemos) ultimamente son muy malos. No me pude enganchar con nada! Pero Tarryn siempre tiene un lugar de privilegio en mi estanteria. Le daré una oportunidad...en cuanto este la traduccion completa. Deos, maldita pobreza!

    ResponderEliminar
  9. NESCESITO SABER QUE PASA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Quiero ese libro!!!! muero por la traducción. Todos los libros de Tarryn son increíbles

    ResponderEliminar
  11. Alguien tiene este libro traducido??? muero por leerlo!!! :(

    ResponderEliminar
  12. Alguien tiene este libro traducido??? muero por leerlo!!! :(

    ResponderEliminar
  13. A las que les interese esta tradu se esta comenzando a realizar en bookzinga les dejo el link para poder acceder debes ser usuario, espero que les sirva http://www.bookzingaforo.com/t8575-fck-love-by-tarryn-fisher

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya esta o
      traducido el libro?? me lo puedes enviar a dana94_08@hotmail.com

      Eliminar
  14. Lo necesito traducido tanto como vivir,ya lo tienen completo??? alguien que me lo pueda enviar?? Saludos

    ResponderEliminar
  15. Gracias por el libro en inglés. El libro es bien intrigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me podrias pasar el pdf en inglés por favoooooor?????? Llevo meses buscandolo :( Mi correo es grecia_11_gonzalez@hotmail.com Te lo agradecería infinitamente!

      Eliminar
  16. Me puedes enviar él libro por favor caritostar19@gmail.com

    ResponderEliminar
  17. Me puedes enviar él libro por favor caritostar19@gmail.com

    ResponderEliminar
  18. Quiero el pdf en inglés por faaaa<3 macdiel_9@hotmail.com

    ResponderEliminar
  19. Me lo podrias enviar porfavor? wahiba.r.k@hotmail.com graciasss

    ResponderEliminar
  20. me lo podrían enviar? aquí les dejo mi correo melanniemacias99@gmail.com gracias

    ResponderEliminar
  21. OMG al leer el titulo pensé (o no, otro libro cliché) pero no, me a dejado super intrigada jajaja lo quiero.

    ResponderEliminar
  22. Ya terminaron de traducirlo? Digan que si por favor lo necesito con urgencia ...

    ResponderEliminar
  23. Ya terminaron de traducirlo? Digan que si por favor lo necesito con urgencia ...

    ResponderEliminar
  24. Porfa pasame el libro en ingles a mi correo valeriancs1999@gmail.com

    ResponderEliminar
  25. Amo a Tarryn!!! Me podrías mandar el libro en ingles porfis?? gely.ashley@hotmail.com

    ResponderEliminar
  26. hola. tendrias el libro en español? y si es asi, me lo pasarias a geraldine-galarza@hotmail.com.
    muchas gracias

    ResponderEliminar
  27. Hola, me encanta tu blog :) Podrias pasarme el pdf de F*ck love en ingles? Mi correo es camirecchi@gmail.com
    Te lo agradeceria demasiado, gracias y muchos besos

    ResponderEliminar
  28. Hola llevo mucho tiempo buscando el pdf de este libro . Amo esta autora y tu Blog es muy bueno . Por favor pasame el pdf a joycevipa593@hotmail.com gracias y saludos

    ResponderEliminar