martes, 19 de diciembre de 2017

Quiero leer: Deathless (Leningrad Diptych #1) by Catherynne M. Valente + Primeros capitulos!

Koschei el Inmortal es para el folclore ruso lo que los diablos o brujas malvadas son para la cultura europea: una figura amenazante y malvada; el villano de innumerables historias que han sido transmitidas a través de historias y textos por generaciones. Pero Koschei nunca antes se había visto a través de los ojos de Catherynne Valente, cuya versión modernizada y transformada de la leyenda lleva la acción a los tiempos modernos, abarcando muchos de los grandes desarrollos de la historia de Rusia en el siglo XX.

Deathless, sin embargo, no es un tomo seco e histórico: se enciende como el fuego cuando la joven Marya Morevna se transforma de una ingeniosa hija de la revolución, en la bella novia de Koschei, en su eventual ruina. En el camino hay elfos domésticos estalinistas, misiones mágicas, secreto y burocracia, y juegos de lujuria y poder. En total, Deathless es una colisión de la historia mágica y la historia real, de la revolución y la mitología, del amor y la muerte, que devolverá la vida a la mitología rusa en una impresionante nueva encarnación.



Deathless? La muerte? Stalin? Rusia? Cuentos? POR SUPUESTO QUE YES!

Me ha comprado totalmente. Si bien la portada no es la más bonita del mundo, me gusta, como que tiene un aire... intrigante.

A continuación, les dejo un par de frases, las cuales, en realidad, fueron el primordial motivo por el cual quiero leer este libro:

"Solo espera," siseó. "Solo espera. Papá Koschei viene, viene, viene, sobre las colinas en su caballo rojo, y tiene campanas en sus botas y un anillo en el bolsillo, y sabe tu nombre, Marya Morevna"

"―Oh, seré cruel contigo, Marya Morevna. Te detendrá la respiración, cuán cruel puedo ser. Pero tú lo entiendes, ¿verdad? Eres lo suficientemente inteligente. Soy una criatura exigente. Soy egoísta y cruel y extremadamente irracional. Pero yo soy tu sirviente. Cuando mueras de hambre te alimentaré; cuando estés enferma te atenderé. Me arrastro a tus pies; porque por tu amor, tus besos, estoy degradado. Solo para ti seré débil ".

"Pero su corazón estaba tan frío que podía contener hielo en la boca y nunca se derretiría".

"...Soy egoísta. Soy cruel. Mi compañera no puede ser menos que yo. Te tendré en mi tesoro, Marya Morevna, mi espejo negro".

"Cuando digo para siempre ", susurró Koschei," quiero decir hasta la muerte negra del mundo ". Ivan se refiere solo al momento presente, la luz parpadeante, en un campo verde, su boca en la tuya. Él quiere decir al prolongar de ese momento. Pero el para siempre no es brillante; no es así. El para siempre es frío, duro y definitivo ".

Lo sé! Ya quiero leerlo! Y si te has quedado con las ganas de más, o aún no te ha convencido... aquí dejo los primeros capítulos.

PRÓLOGO

No mires detrás de ti

El humo de leña colgaba pesado y dorado sobre el trigo esquilado, y la tierra se erizaba como una señora vieja y calva. Los manzanos habían sido despojados hace mucho tiempo para hacer leña de ellos; las raíces de cereza hace mucho tiempo habían sido desenterradas y hervidas en la comida. El cielo se hundió frío y pálido, tosiendo salpicaduras de luz flemática en las granjas grises y vacías. Los pájaros se habían ido, flechas arrojadas en escaramuzas invisibles, siempre al sur, siempre lejos. Sin embargo, tres criaturas flacas y mudadas cogían con sus garras una rama de pera marchita, mirando hacia abajo con ojos como rosarios: un chorlo moteado de oro, un alcaudón de pico agudo, y una graja huesuda de cara negra agarrada al tronco verde. Un viento se elevó, olía al trébol que crecía en el techo, a óxido y a médula seca y vieja.
El niño estaba sorbiendo, mocos y lágrimas cayendo por su barbilla. Trató de alejar las lagrimas, frotándose la roja nariz y rascándose el vientre con la otra mano raspada. Su cabello era incoloro, su edad era vaga, aunque no se veía pelusa en su rostro, ninguna cuadratura le apretaba la mandíbula, y sus costillas habrían sido angostas aunque tuvieran carne. Sus ojos cayeron, demasiado cansados ​​para entrecerrar los ojos en la luz otoñal. El sol atravesó sus pupilas, removiendo sombras allí.
¡Camarada Tkachuk! —La voz de una mujer joven cortó el viento vigoroso y ceniciento como tijeras. —Has sido acusado de deserción, cobardía en bruto frente al enemigo. ¿Niegas esto?
El niño miró a los dos oficiales y sus pulidos uniformes del tribunal, que llegaron desde un camión a este campo desperdiciado con el propósito de castigarlo, como si el ejército fuera una terrible madre severa, y él un niño que no había venido a cenar cuando lo llamaron. Su nariz goteó.
El dieciocho de junio —continuó la sargento, con la pluma arañando el bloc de notas como un pájaro en el polvo —¿se presentó usted para el servicio cuando el teniente general Tereshenko abrió sus libros en la aldea de Mikhaylovka para que todos puedan conocer la gloria en la tierra a través del don de sus cuerpos para con El Pueblo?
—N-no ... —murmuró el chico, su voz gruesa y arrastrada, una voz analfabeta, vocales perezosas de una mano de campo. La nariz del oficial se arrugó con disgusto.
¿Por qué no? —Ella ladró, los botones en su uniforme oliva parpadeando como ojos al sol.
Yo ... tengo ... once años, señora. —El sargento frunció el ceño, pero no le abrió los brazos, no lo recogió, ni le alisó el pelo ni le dio de comer pan. Él se apresuró a continuar. —Y obtuve esta pierna mala. Se rompió cuando tenía seis años. Yo... caí de un cerezo. El hombre vino con su gran libro, y corrí y me escondí con los cerdos. No quiero estar en el ejército. De todos modos, no sería un buen soldado.
La mirada del sargento se agudizó ante el torpe discurso del chico. —El servicio de tu cuerpo no es tuyo para otorgar lo que quieras. Pertenece al Pueblo, y nos has robado por medio de tu debilidad. Sin embargo, el Pueblo no es desagradable. Así como elegiste esconderte entre cerdos en lugar de servir entre leones, ahora puedes elegir tu reprimenda: ejecución por el pelotón de fusilamiento, que no es más de lo que mereces, o servicio en un batallón de castigo.
El chico la miró, con los ojos vidriosos y mudo.
—Ese será el frente de batalla, hijo —dijo la oficial superior, su voz áspera cargada de infinita misericordia. La graja alborotó sus plumas; el alcaudón hizo chasquear el pico. El chorlito cantó, lúgubre y alto. Un viento golpeó las hierba, luego, súbito y breve, ni cálido ni dulce. El espeso y oscuro cabello del oficial superior estaba trenzado alrededor de su cabeza como una corona, su mirada dura y cansada. —Probablemente no sobrevivirás. Pero podrías. Eres pequeño; todos lo fuimos, una vez. Puedes perderte en las filas. Se sabe que ha sucedido.
La sargento parecía aburrida. Ella hizo una nota en su cuaderno. —Camarada Tkachuk, ¿qué es lo que quieres?
El chico no dijo nada por un momento, su mirada se movía entre las dos oficiales, buscando misericordia como un jabalí que husmea champiñones en la tierra. Al no encontrar nada, simplemente comenzó a llorar: lágrimas delgadas, secas, hambrientas cortando la suciedad en su rostro. Su pequeño pecho se sacudió bruscamente; sus hombros temblaban como si la nieve ya estuviera cayendo. Se frotó la nariz furiosamente sobre un brazo desnudo. La sangre se veía rosada en el moco. —Quiero volver a casa —sollozó. El chorlito chilló como si estuviera perforado con largas espinas. El alcaudón escondió su rostro. La graja no podía ser testigo: abrió sus negras alas al aire. La mayor general Marya Morevna se sentó impasible y observó llorar al niño. El sargento golpeó su pluma con impaciencia.
Ve —susurró Morevna. —Corre. No mires detrás de ti.
El niño la miró en silencio.
Corre, muchacho —susurró la general de división.
El chico corrió. Manchas de tierra muerta volaron detrás de él. El viento los atrapó y los llevó hacia el mar.


PARTE 1

Una casa larga y delgada


Y llegarás bajo el manto negro de un soldado
con tu temible vela verdosa
y no me mostrarás tu cara.
Pero el enigma no puede atormentarme por mucho tiempo:
¿De quién es ésta mano que está aquí, bajo ese guante blanco?
¿Quién envió a este vagabundo, que viene en la oscuridad?
-ANNA AKHMATOVA



1
Tres maridos vienen a la calle Gorokhovaya


En una ciudad junto al mar que una vez se llamó San Petersburgo, luego Petrogrado, luego Leningrado, luego, mucho más tarde, otra vez San Petersburgo, había una casa larga y delgada en una calle larga y delgada. Por una ventana larga y delgada, una niña con un vestido azul pálido y zapatillas de color verde pálido esperaba a que un pájaro se casara con ella.
Esta sería la causa para que la mayoría de las chicas sean cerradas en sus habitaciones hasta que dejen de pensar en cosas tan alarmantes, pero Marya Morevna había visto a los tres maridos de sus hermanas desde la ventana antes de tocar la gran puerta de madera de cerezo, y así ella estaba tan segura de su propio destino como de que estaba segura del color de la luna.
El primero llegó cuando Marya tenía solo seis años, y su hermana Olga era alta, bella, con el pelo dorado peinado hacia atrás como un rollo de heno en otoño. Era un día plateado y húmedo, y nubes largas y delgadas rodaban sobre su techo como cigarrillos limpios. Marya observó desde el piso superior cómo los pájaros se reunían en los robles, disparando y chasqueando las primeras y más pequeñas gotas de lluvia, que todas las criaturas aladas saben que son las más dulces, como pequeñas uvas que explotan en la lengua.  Se rió al ver los chorlitos revolcarse sobre las flores, y al hacerlo, el rebaño se volvió como uno solo para mirarla, sus ojos como agujas sus ojos como cuchillos. Uno de ellos, un tipo negro y obeso, se inclinó peligrosamente hacia delante sobre su rama verde y, sin apartar la mirada de la ventana de Marya, cayó de golpe, ¡thump, bash!, en la calle. Pero el pajarito rebotó y, cuando se enderezó, era un joven apuesto, con un elegante uniforme negro, los botones destellando como gotas de lluvia, la nariz grande y cruelmente curva.
El joven tocó la gran puerta de madera de cerezo, y la madre de Marya Morevna se sonrojó bajo su mirada.
He venido por la chica en la ventana —dijo con una dulce voz recortada. —Soy el teniente Gratch de la Guardia personal del zar. Tengo muchas casas maravillosas llenas de semillas, muchos campos maravillosos llenos de grano, y tengo más vestidos de los que podría usar, incluso si se cambiara de bata a la mañana, a la tarde y a la medianoche cada día de su vida.
—Debes decir por Olga —dijo la madre de Marya, su mano revoloteando en su garganta. —Ella es la más vieja y más hermosa de todas mis hijas.
Y entonces Olga, que efectivamente se había sentado en la ventana del primer piso, que daba al jardín lleno de manzanas caídas y no al de la calle, fue llevada a la puerta. Ella estaba llena como un odre con la rica visión de su apuesto joven con su hermoso uniforme negro, y lo besó castamente en las mejillas. Caminaron juntos por la calle Gorokhovaya, y él le compró un sombrero dorado con largas plumas negras metidas en su ala.
Cuando volvieron por la tarde, el teniente Gratch alzó la vista hacia el cielo violeta y suspiró. Esta no es la chica en la ventana. Pero la amaré como si fuera ella, porque ahora veo que esa no es para mí.
Y entonces Olga fue graciosamente a las fincas del teniente Gratch, y escribió cartas bellamente confeccionadas a casa de sus hermanas, en las cuales con sus verbos construyó castillos y sus dativos brotaron como rosas bien cuidadas.
El segundo marido llegó cuando Marya tenía nueve años, y su hermana Tatiana era taimada y rubicunda como un zorro, sus agudos ojos grises aplaudían cada cosa fascinante. Marya Morevna estaba sentada en su ventana bordando el dobladillo de un vestido de bautizo para el segundo hijo de Olga. Era primavera, y la lluvia de la mañana había dejado su calle larga y delgada resbaladiza y brillante, adornada con pétalos de rosa húmedos. Marya observó desde el piso superior una vez más a los pájaros reunidos en el gran roble, atacando y rompiendo las flores de cerezo empapadas y arrugadas, que cada criatura alada sabe que son las flores más sabrosas, como tortas de especias que se derriten en la lengua. Se rió al ver los chorlitos revolcarse sobre las flores, y al hacerlo, el rebaño se volvió como uno solo para mirarla, sus ojos como cuchillos.
Uno de ellos, un pequeño tipo castaño, se inclinó peligrosamente hacia delante sobre su rama verde y, sin apartar la mirada de la ventana de Marya, cayó de golpe, ¡thump, bash!, en la calle. Pero el pajarito rebotó, y cuando se enderezó, era un joven apuesto con un hermoso uniforme marrón con una larga faja blanca, sus botones brillando como la luz del sol, su boca redonda y amable.
El joven llamó a la gran puerta de madera de cerezo, y la madre de Marya Morevna sonrió bajo su mirada.
Soy el teniente Zuyok de la Guardia Blanca dijo, porque la faz del mundo había cambiado. He venido por la chica en la ventana. Tengo muchas casas maravillosas llenas de frutas, muchos campos maravillosos llenos de lombrices, y tengo más joyas de las que podía usar, incluso si cambiara sus anillos a la mañana, a la tarde y a la medianoche cada día de su vida.
Debes decir por Tatiana dijo la madre de Marya, presionando su mano contra su pecho. Ella es la segunda más vieja y la segunda más hermosa de mis hijas.
Y entonces, Tatiana, que efectivamente se había sentado en la ventana del primer piso, que daba al jardín lleno de flores de manzana y no al de la calle, llegó a la puerta. Estaba llena como un globo de seda con la visión llameante de su apuesto joven con su elegante uniforme marrón, y lo besó, no muy castamente en absoluto, en la boca. Caminaron juntos por la calle Gorokhovaya, y él le compró un sombrero blanco con largas plumas de color castaño metidas en su ala.
Cuando volvieron por la tarde, el teniente Zuyok alzó la vista hacia el cielo turquesa y suspiró. —Esta no es la chica en la ventana. Pero la amaré como si fuera ella, porque ahora veo que no está destinada a mí.
Así que Tatiana fue felizmente a las fincas del teniente Zuyok y escribió sofisticadas cartas a sus hermanas, en las que bailaban sus verbos, los patrones cuadrados y sus dativos estaban dispuestos como mesas para banquetear.
El tercer marido llegó cuando Marya tenía doce años, y su hermana Anna era delgada y gentil como un cervatillo, su sonrojo era más rápido que las sombras que pasaban. Marya Morevna estaba sentada en su ventana bordando el cuello de un vestido de fiesta para la primera hija de Tatiana. Era invierno, y la nieve en la calle Gorokhovaya se amontonaba, como largas carretillas congeladas. Marya observó desde el piso superior cómo una vez más los pájaros se reunían en el gran roble, disparando y partiendo las últimas nueces de otoño, robadas de ardillas y escondidas en grietas de corteza, que cada criatura alada sabe que son las más amargas de todas las nueces, como viejos pesares sentados pesados ​​en la lengua. Se echó a reír al ver a los alcaudones forcejeando con las bellotas, y al hacerlo, el rebaño se giró como si fuera uno para mirarla, sus ojos como puntos de bayoneta. Uno de ellos, un tipo gris y majestuoso con una raya roja en la mejilla, se inclinó peligrosamente hacia adelante sobre su rama verde y, sin apartar la mirada de la ventana de Marya, cayó duramente, ¡thump, bash!, en la calle. Pero el pajarito rebotó y, cuando se enderezó, era un joven apuesto, vestido con un hermoso uniforme gris con una larga faja roja, los botones destellando como farolas de calle, los ojos entornados y una astuta astucia.
El joven llamó a la gran puerta de madera de cerezo, y la madre de Marya Morevna frunció el ceño bajo su mirada.
Soy el teniente Zhulan del Ejército Rojo —dijo, porque la faz del mundo había comenzado a luchar consigo misma, incapaz de decidir sobre sus características. —He venido por la chica en la ventana. Tengo muchas casas maravillosas que comparto por igual entre mis compañeros, muchos ríos maravillosos llenos de peces que se comparten por igual entre todos aquellos con redes, y tengo libros más virtuosos de los que podría leer, incluso si ella leyera uno diferente por la mañana, la noche y la medianoche de cada día de su vida.
—Debes decir por Anna —dijo la madre de Marya, con la mano firmemente apoyada en la cadera.—Ella es la tercera más vieja y la tercera más hermosa de mis hijas.
Y Anna, que efectivamente se había sentado en la ventana del primer piso, que daba al jardín lleno de ramas desnudas y no de la calle, fue llevada a la puerta. Estaba llena como un cubo de agua con la dulce visión de su apuesto joven con su elegante uniforme gris, y con una terrible timidez le permitió besar solo su mano. Caminaron juntos por la recién nombrada calle Kommissarskaya, y él le compró un gorro gris con una estrella roja en el borde.
Cuando volvieron por la noche, el teniente Zhulan miró hacia el cielo negro y suspiró. —Esta no es la chica en la ventana. Pero la amaré como si fuera ella, porque ahora veo que esa no es para mí.
Y entonces Anna fue diligentemente a las fincas del Teniente Zhulan, y escribió cartas bien redactadas a sus hermanas, en las cuales sus verbos se distribuyeron equitativamente entre los sustantivos y sus dativos no pedían más de lo que necesitaban.

Traducido por MyBooks

Acaso no dan ganas de leerlo? Ya creo que sí! Creo que un chico malo se añadirá a mi lista... jajaja


5 comentarios:

  1. Me entraron unas ganas terribles de leerlo, acaso alguien podrá traducirlo, please?
    Gracias por compartir este fragmento :)

    ResponderEliminar
  2. Estoy demasiado feliz de que volviera el blog ❤️

    ResponderEliminar
  3. Me encanto! Lo quiero leer! ❤❤

    ResponderEliminar